ENRIQUE CADICAMO: VIDA Y OBRA
  Ariel Carrizo Pacheco
 

ARIEL CARRIZO PACHECO

Autor y compositor nacido en Florida, Buenos Aires, el 30 de diciembre de 1974. 
Ciudadanía: argentina y española.

Estudios Universitarios
: Abogado (Facultad de Derecho - U.B.A.). C.P.A.C.F.

Hermandad Nacional Monárquica de España (H.N.M.E.):

Caballero Comendador, Presidente-Delegado Provincial de la H.N.M.E. en Buenos Aires (2016).
http://www.elmonarquico.com/texto-diario/mostrar/420845/d-ariel-carrizo-pacheco-nuevo-presidente-delegado-provincial-de-la-hnme-en-buenos-aires-argentina

P u b l i c a c i o n e s : en libros, diarios y revistas.

- Poemarios: Porteñismo (1998), 137 p., Mil versos amartelados (2003),  75 p., Caligrafiando versos (2009), 122 p., Cancionero (2009), 135 p.

- Libros de ensayo: Laberinto porteño (1991), 215 p.,  Ensayando ideales (1999), 255 p., Apuntes breves (2009), 210 p.

- NovelaEl traje de seda roja (1988, inédito).

- Libro de cuentos: Contar hasta el fin (1997, inédito).

- Libros sobre Tango: Cadícamo, Esencia de Tango - Cancionero comentado - (2001. Edic. del autor: 2010) 571 p., Respirando como un fueye (en Doce ventanas al tango, Premio de Ensayo Edenor, Fundación El Libro, Buenos Aires, 2001), Apuntes tanguísticos (2002, inédito). Prólogo de Los inquilinos de la noche. Prosa póstuma, de Enrique Cadícamo (2015, editorial Losada). Prólogo de Al compás literario del tango, de Manuel Guerrero Cabrera (10/2017, editorial Cuadernos del Laberinto, Madrid).

- Revistas de Tango: Colaboraciones para: Tango y Lunfardo, Tango XXI, Club de Tango, Diostango, Tanguedia, etcétera.

Algunas actividades artísticas y culturales:
 
- Miembro de la asociación Los Poetas del Encuentro (1990).
- Autor y expositor de "Respirando como un fueye", un espectáculo dedicado a la historia del bandoneón y sus cultores, estrenado en "La Casona del Conde de Palermo", con la participación de destacados músicos y cantantes: Pascual Mamone, Alberto Giaimo. Enrique Marchetto, Silvana Grégori, Luis Linares y Nelly Vargas Machuca (1992).
- Durante 1993, columnista en Radio FM Tradición, de Gral. San Martín (Programa "Al compás de un Tango", de Héctor R. D´Estéfano).
- Disertante y recitador (literatura e historia) en la Municipalidad de San Martín (1993).
- Orador en el homenaje a Jorge Luis Borges: “Laberinto del Inmortal” (Teatro Nacional Cervantes, Bs. As., 1999).
- Panelista en las “Primeras Jornadas Internacionales de Cultura Rioplatense” (Embajada de Uruguay en Bs. As, 2003).
- Conferenciante en la Casa de la Cultura de Chacabuco (2004). Padrino, junto al compositor Ben Molar (1915 – 2015), del “Monumento al Tango” en la plaza central; Intendencia y Legislatura de Chacabuco (2004). 

Citado en diversas publicaciones; entre ellas:

*    Let´s Tango with Cadícamo (CD, King Records, Japón, 1995).
*    “Mi Buenos Aires querido”, por Horacio Baldassarre (diario Clarín, Bs. As, 09/08/2000).
* "Enriquecedores debates entre intelectuales en Buenos Aires", diario El país, Uruguay, 15/11/2003).
*    La revista francesa La Salida, nota de Fabrice Hatem (edición Nº 46, dedicada al maestro Cadícamo, París,  2006).
*    Revista Saigón – nota de M. Guerrero Cabrera (Nº 7, Córdoba, España, 2006).
*    “Cancionero - Enrique  Cadícamo " (Ediciones Margus, Bs. As., 2007, a cargo de F. Montesano. Compilación y estudio preliminar de Hugo D. Bevacqua).
*    “Mozart y Gardel. La música de las palabras”, de José María Kokubu Munzón (Editorial Dunken, Bs. As., 2007).
*    Cuadernos del Tábano, (Nº 14, Alicante, España, 2007).
*  "Guía de revistas de música de la Argentina (1829-2007)" , de Leandro Donozo (Gourmet Musical Ediciones, Buenos Aires, 2009).
*    “La noticia comentada”, por L. Landín (Montevideo, 2010).
*    “El tango en el barrio de Flores”,  Ángel O. Prignano (Biblos, Bs. As., 2011).
*  Ensayo “Paquita Bernardo, la “concertista de los obreros”, de la Lic. Marcela Scondras, presentado en el marco del 11º Congreso Nacional de Estudios del Trabajo, Facultad de Ciencias Económicas de la U.B.A., 2013.
*   Revista El coloquio de los perros –ensayo de Manuel Guerrero Cabrera: “Rubén Darío en los tangos de E. Cadícamo” (Lucena, España, 2014).
* "La historia del Tango Canción. Los años de oro. 1917 - 1967". del jurista D. Juan Montero Aroca (Editorial Tirant lo Blanch, Valencia, España, 2013).
*   "El Universo del Tango", del Prof. Asdrúbal Valencia Giraldo (Medellín, Colombia, 2014).

*   "El eco de Rubén Darío en las letras de Tango", ensayo del Prof. José Alberto Barisone, Revista del Centro de Investigaciones de la Facultad  de Filosofía y Humanidades, Área Letras, Universidad Nacional de Córdoba, octubre de 2016.
* "Día Nacional del Tango: Tributo a Ben Molar", nota del Dr.  Carlos Yapur, Diario La verdad, 11/12/2016.
* "La etapa final de Enrique Cadícamo", El Diario, Entre Ríos, 17/07/2017.
* "Eco y latido" Revista literaria de Mundo Poesía, Nº 1: septiembre de 2017.
* "Al compás literario del tango", de Manuel Guerero Cabrera. Prólogo: Ariel Carrizo Pacheco / Epílogo: Ángela Martín del Burgo. Cuadernos del Laberinto, Madrid, octubre de 2017

D i s t i n c i o n e s :


Diploma en el Certamen Momentos (1992), plaqueta Los Poetas del Encuentro (1992), Premio de Poesía Metrovías (1998); diploma del “Club de las Poéticas”, Cía. de Elencos Estocolmo (1999), Premio de Ensayo Edenor (organizado por la “Fundación El Libro" en el marco de la 27ª Feria Internacional de Bs. As., 2001); publicación en el libro “Doce ventanas al tango"; diploma de honor del Centro Cultural del Tango (2001); premio en el IV Certamen Nac. de Poesía De los Cuatro Vientos (Libro Letras Argentinas de hoy, 2001); diploma y Escudo del Partido otorgado por el Sr. Intendente Municipal de Chacabuco (2004); padrino, junto a Ben Molar, del “Monumento al Tango”, creación del escultor José Perrone (Chacabuco, 2004); reconocimiento por su aporte cultural (Chacabuco / Museo del Tango, 2008); Nuevo Talento (www.mundopoesia.com enero de 2015), 2º Premio del primer y segundo Certamen Internacional organizado por Mundo Poesía en 2015,  Premio a la Crítica y Premio Destacado a la Poética Clásica (2015), Primer Premio del "Concuso Internacional de Metáforas" de Mundo Poesía (2016), Poeta / Prosista del Mes (09/2016, Mundo Poesía), Caballero Comendador de la Hermandad Nacional Monárquica de España (H.N.M.E.), Presidente-Delegado Provincial en Buenos Aires de la H.N.M.E., Premio Destacado a la Poética Clásica (Mundo Poesía, 2017), Jurado en el Concurso de Poesía Clásica Eduardo León de la Barra (Mundo Poesía, 07/2017).

* Discípulo de don Enrique Cadícamo desde 1988. Recopilador de su legado artístico.

 

Escudo de la Ilma. H.N.M.E.



 


Monumento al Tango, de José A. Perrone (Chacabuco, 2004),
apadrinado por Ben Molar y Ariel Carrizo Pacheco.
 

 











"Los inquilinos de la noche. Prosa póstuma."
Prólogo de Ariel Carrizo Pacheco / Prefacio de Hipólito Paz.
Editorial Losada, Buenos Aires, 2015.



 
Ariel Carrizo Pacheco

Mayo de 2015
Selección del próximo poemario:


ATARDECIDO ENCANTO

Cuando decline la tarde,
marchitadita de sol,
vendrá puntual, sin alarde,
la paz en clave bemol...

Desperdiciada en el aire
la voz del mar viene y va.
Enmarañando un desaire,
el cielo impávido está.

Se me difunde un suspiro
por la amplia red de la piel,
del pecho emerge en un giro
su espiritual redondel.

Tengo por ser simple humano
esa sensible inquietud
de respirar lo lejano
y de aspirar plenitud...

¡Ah!, quién pudiera ser lluvia
sobre un dorado trigal,
o una mañana muy rubia
bajo un candor celestial.

Por mi mirada se esparce
mi proyección interior,
busca en mi entorno mojarse
con algún nuevo color.

Ya se repliega la tarde,
baja la paz musical.
El sol se esconde y ya no arde...
No hay ni un lugar para el mal...


CAMPANA
 
Mora en tu silencio el eco del ruido,
pesada campana de esta vieja iglesia,
condenada al golpe del brutal descuido
y al hostigamiento de intemperies recias.
 
Puedes ser la fuente de inquietos sonidos
o el símbolo inerte del sueño callado.
Los fieles tendrían sus pasos perdidos
sin la clara guía de tu alto llamado.
 
De bronce opacado por paños de olvido
es tu cuerpo hueco; nicho de retumbes,
adorno que pasa su tiempo dormido
basado en ladrillos que inspiran derrumbes.
 
Y cuando las misas te infunden tañidos
se esparcen por todo el aire del centro
tus sones potentes que están escondidos
entre las durezas de tu mudo adentro.


CANSANCIO  

Sintiendo ese peso del sueño en la cara
pasaba la tarde quemada de enero;
quería la siesta que todo repara:
cerebros, cansancios, ojeras de cuero.

Pero esclavizado por propias labores
que mal subvencionan fatigas futuras,
tan sólo podía soplar sus calores,
echando suspiros en sus amarguras.

Verano molesto para quien trabaja
en bruta intemperie, a brazo partido.
La suerte en el mazo muy mal se baraja
cuando la esperanza no tiene sentido...

Vivir en la lucha del diario sustento,
las cuatro estaciones cinchando penurias,
siguiendo el dictado de un duro argumento
plagado de grandes promesas espurias.

Y cuando un mal día le falte el trabajo
y se agobie en largos descansos forzados,  
su historia sufrida se irá más abajo;
al mísero infierno de los desechados...


CLAROSCUROS


Sales de mar sobre dulces campos de sueños despiertos.
Fuego de sol en la fría luna de vivos ya muertos.

Rictus de angustia en el suave rostro del día en la noche.
Grito de voz que silente loa en su mueca un reproche.

Torre de altura bajada al pozo que se hizo arriba.
Muro de límite nulo, hecho por el que derriba.

Gusto de lo desabrido en los felices disgustos.
Llanto de risa escondida en la luz cruel de los justos.

Alma de cuerpo atascada en libre materia abstracta.
Sombra de luz de quien jura lo que al ser cierto retracta.

Daño de lo favorable en gratas horas macabras.
Prosas escritas en versos que se callan con palabras...


COMPARACIONES

Como una sombra rellena de luz,
como el suspiro de un grito letal,
como dos ruedas unidas en cruz,
como bonanza escondida en el mal...

Contradictorios caprichos que son
piezas falladas queriendo vencer
desde el girar de la audaz confusión,
donde lo extraño es normal suceder.

Como una gota que encierra la mar,
como noblezas de un puro traidor,
como un fracaso que implica triunfar,
como la dicha causando dolor...

Hoy vuelves cuerda tres años después,
–tal como el blanco del negro es matiz–,
arrepentida en tu infierno al revés...
¡hoy eres buena y me quieres feliz!


CON PLÁSTICOS Y ALAMBRES...

Con plásticos y alambres quiero armar
sonetos para nada  presuntuosos,
sin joyas ni marfiles al rimar;
tan sólo materiales no valiosos.

No debe el oro al verso hacer brillar
con más fulgor que fierros herrumbrosos.
La forma, fondo y ritmo han de primar
encima de vocablos ostentosos.

Con fango y seis tallitos voy a hacer
ya mismo estos tercetos que se implantan;
confío en que los puedan sostener.

(Andamios más pudientes se levantan
por templos y palacios del Poder,
con mármoles que allí sirven y encantan.)


CONCIERTO ESCONDIDO

Partituras de abrojos clavados
en las las rectas de alambres campestres,
dan las notas de trinos tallados
por las aves de coros maestres.

Es propenso el pasar natural
al despliegue de esencias formadas
en la estela del don musical
que conforma el brotar de jornadas.

Pentagramas de cuerdas vocales
son tamices del habla y el canto;
nos desatan sonoros caudales
de palabras, de risa o de llanto.

Se desliza un color al oír
la mixtura de tonos vibrantes
que en su ingenio ha soltado el sentir
de un artista de dotes radiantes.

Es la vida un concierto escondido
que disfrutan los seres atentos
a su entorno, de son y de ruido,
reposado en silentes momentos.


CONTORNOS

Si en círculos viniese algún cuadrado
al triángulo escaleno de una sierra,
y todo pareciera dibujado
sobre la faz sinuosa de la Tierra...

Contornos sobre planos desfondados
geométricos y amorfos se verían,
dispersos como sueños desquiciados
que en sus irrealidades quedarían.

De cada forma cuelga una mirada
que enmarca los vaivenes de una idea,
y en un gran sinsentido queda aislada
la escasa sensatez que nos rodea.

Hastiado del rectángulo, la esfera
y cualquier cuerpo físico observable,
mutarme en invisible yo quisiera;
no ver, ni ser ya visto, ni palpable…


DE MADRUGADA

La madrugada es la tranquila
matriz de un gran cajón cerrado.
La piel del aire se adormila,
y yo divago recostado...

Desintegrando lo disperso,
aunando más a lo compacto,
diseccionando un viejo verso,
veré pasar el tiempo exacto.

Hay muchos otros, pensativos,
hay muchos otros, con desvelo,
hurgando en vano los motivos
que impulsan mundos bajo el cielo.

Las vidas pasan raudamente,
con desconcierto y resignadas,
sueñan respuestas en la mente
que casi siempre están erradas.

Un vaso de agua me contempla
compadeciendo mi locura,
todo mi entorno se destempla,
y en el reloj busco una cura...


DIAMANTE EN LA ESMERALDA

Corazón de diamante en la esmeralda
es tu luz sensitiva en la esperanza;
noble fuerza irrigando la confianza,
templo sacro que firme te respalda.

Apacible actitud frente a lo adverso,
agua fresca que cruza las montañas,
humildad coronando tus hazañas,
armonioso matiz de lo diverso.

Esta vida no fue tan generosa
como te has comportado tú con ella;
mas no hay mar que navegue en su botella
ni maldad que a tu fe deje andrajosa.

Es tu espíritu triunfo de los dones...
¡un crisol de benignas emociones!


EL EMPUJE DE LAS HORAS
(Rimparejo)

Se empecina el empuje de las horas
en llevarme, sin escalas, hasta el nicho,
y me impongo prenderme de los vientos
de mi mundo, como un sólido capricho.
¿Es que debo pasar esa frontera
excluyente de las lumbres de este plano?
Mi curiosa visión no aspira a tanto;
me conformo con seguir viviendo sano.
Voy arando las leguas que me restan
con un lápiz resistente al duro suelo.
El trabajo inconcluso es demasiado,
más extenso que el trasfondo de este cielo...
Esto expreso en el tiempo que carcome,
aunque sé que con silencio más diría.
Mientras tanto en mi mente emocionada,
la caricia de una sombra, cruza fría...


EL SITIO

Hay un río de suave perfume
donde sólo navegan poetas
enredándose en sus pergaminos,
sobre barcas de sándalo fresco.

Hay un sol escarchando su fuego
para verse cual pálida luna,
pero la primavera exultante
bien resiste cubierta de flores.

Hay silvestre ternura en el aire
más visible que toda materia;
respirarla, es purificarse;
darle esencia inmortal a las venas.

Hay motivos en pos de que quiera
ser de aquí hasta ya no ser nada,
darle más energía al paisaje
con la dicha que exhala mi karma.


EL TEMPLO DE LOS RAYOS

Una música de inaudita fuente,
afinaba rocíos subiendo hasta el suelo
del Templo de los Rayos.
Vaporizados renacimientos de la Paz...
Con su tornasolada piel celeste,
los pastizales atraían las maravillas
de las noches diurnas
(danza de espejismos
estallados por diamantes).
Los fondos de los infinitos
daban cierto refugio intimista,
y un par de manos extendidas,
habría sido capaz de anudar para siempre
todos los vértices espaciales.
Mientras que en la cabellera de la luz
se enmascaraban las penumbras,
dentro de una raíz aferrada al aire
circulaban los sueños de las vidas futuras.
Una luciérnaga atómicamente diminuta
concentraba más resplandores
que la totalitaria salpicadura de las estrellas...
Imperceptible, recorría el pasillo del tiempo
sin moverse de su recóndito sitio...
Bastó con que un sueño soñase despierto
la libertad de aquellas fuerzas concéntricas,
para que una implosión de refulgencias
arrasara -impiadosa y sin asombro-
con la fugaz eternidad del Universo.


EL TRISTE

Camina sobre pastos cenicientos,
debajo de un gran cielo, todo gris.
Sus pies entumecidos, huyen lentos,
y rápido en su vuelo va un malvís.

El negro de su ropa es menos triste
que el fondo ensombrecido de su ser.
Cansado, se pregunta por qué existe,
y si alguien lo podría comprender.

Su abstracta soledad mal lo acompaña,
su ánimo es refugio del pesar;
la angustia con su espíritu se ensaña,
como si lo quisiera eliminar.

Yo sé que viles muertes de los suyos
quemaron su vigor y su alegría.
Su paz sólo es posible bajo yuyos,
en la prisión que da la tumba fría...


EN EL MISMO SITIO...

Agua plástica en el ruido del único motor de ramas.
No es de aquí la vista de este oído.
Limones hechos con ralladuras de electrodos,
telarañas quemadas envolviendo cometas,
manuales para desarmar el universo...
Qué importa, si lo mismo
es lo que a todo hace distinto.
Va el tiro por el vientre
de un algodón interminable,
acariciando las cosquillas del silencio.
Demasiadas pequeñeces caben fuera del espacio,
y es nociva la diposición de las grutas descampadas.
Se mece el hierro del aire
raspando a golpes de caricias.
La humedad hace brotar el óxido de lo invisible.
No se ve lo que pasa.
Una llave de vidrio celeste
abre las libertades de los encierros.
La masilla de licores
arrimados a los alientos abstemios,
moldea el furibundo desparpajo
de esta noche glutinosa.
Las raíces de los sepulcros nos invitan a la vida,
y hay perfumes combinados en cada esquina de las horas,
hay pinceles de pestañas dibujando los ojos más tristes,
hay esquirlas de platino en las paredes de la miseria.
Desvarían las palabras cuando aciertan algunas verdades.
Las ramas comienzan a crujir... el motor arranca:
hay que marcharse para continuar más ligero,
siempre en el mismo sitio.


ENRAIZADAS MELODÍAS

Secretas resonancias subterráneas
animan las raíces insondables;
terreras melodías comparables
a tímidas fricciones sucedáneas.

Las plantas nunca crecen espontáneas;
son cúmulo de tramas incontables,
causales de finuras admirables
que vemos cual a magias misceláneas.

También secretas son las suaves notas
que dan a su aura interna sus fruiciones,
como una efervescencia de hondas gotas...

Y al ir descalza ungiendo plantaciones,
se aúnan esas músicas ignotas
que se oyen sólo en sacras dimensiones...


ENSUEÑOS MARINOS

Sobre el rítmico espejo del mar,
ondulados reflejos del cielo
pareciera que quieren nadar,
descansando de un fúlgido vuelo.

Rico sol refrescando sus flecos,
pobres nubes calcando su paz
y marinos (de lejos, muñecos),
van dorando su sódica faz.

En la orilla se ve la función
de un teatro inundado mutante,
y en el eje de mi corazón
se estremece un sentir palpitante.

¿Qué misterios sazonan los fondos,
y los medios mezclados sin luz?
  Blancas olas me humectan sus hondos
pensamientos que huelo al trasluz.

Soy de tierra y quisiera tener
esa fresca misión de lo acuoso,
dispersarme y desaparecer
confundido en un todo asombroso.

Calmo espero que venga la noche
a expandir su sombrío telón,
a mirarme aventando un reproche
por vivir preso en libre ilusión...


ES UNA PENA

Autómata que va por irreales
submundos de un reloj que lo retrasa;
así  vuelca sus nadas principales,
creyéndose los triunfos que fracasa.

Carece de presencias musicales
el ámbito encerrado de su casa.
Tampoco existen plantas y animales;
la vida por afuera sólo pasa.

Un mundo aparte ahúma su cabeza.
Silente corre el tiempo que lo frena,
perdido en el sopor de su rareza.

No sabe que alejado se condena
a ser un montoncillo de terqueza.
Mañana morirá. Es un pena.


ESPEJOS Y PAPELES

He visto dibujarse mi estoicismo
en el vidriado cuerpo de un espejo;
mis ojos, con piedad, sobre mí mismo,
posándose en mi rostro hecho bosquejo.

Contando los segundos con el filo
del dual mirar clavado en el futuro,
ahora, simplemente, me destilo,
buscando en mi sentir un rumbo puro.

Los versos son las cuerdas que me tiran
 a un plus de dimensión imaginada
en donde las palabras sueltas giran,
expuestas en la luz difuminada.

Sepultos, los recuerdos que perviven,
irradian su emoción hacia el mañana;
los tiempos enredados se desviven
por verse en el matiz de la hoja plana.

Variados pensamientos se reducen
en estas expresiones escribientes...
Papeles –como espejos– reproducen
los rasgos esenciales y evidentes.


EXTRAVIADAS MELODÍAS

Circulan en oídos del silencio
las músicas perdidas de los genios,
no se oyen pero a veces bien presencio
sus transparentes sombras, cual pergenios.

Son almas que en los aires se deslizan
cuando se encuentran yermos de sonidos;
se visten con el arte que eternizan
en planos que desdeñan los sentidos.

Millares de esos temas extraviados,
ausentes de recuerdos y soportes,
dispersos van girando condenados
a enmudecer aun sus notas fortes.

Tan solo quienes viven en la muerte
disfrutan de esa luz de melodías.
Un día yo también tendré esa suerte
de oír beldad en ráfagas vacías...


FESTEJO

Silueta de tortura amarillenta
chasqueando en la semilla de un festejo...
¡Qué leves resultan las montañas de bronce
al reptar por la minúscula laguna de esta hora!
Torciendo cristales canta
la afónica derrota de la luna,
y me voy repartiendo en cada plato,
en cada botella evaporada,
como un candelabro convida
la seda de su oscura catarata...
Tres violines ocultos en un piano,
palpitan cincelando ruidos crespos
para los ojos que rasguña el cansancio...
Olas de canapés y guirnaldas
petrificadas de golpe
por la furia de un corcho errante...
Rollitos de papeles en blanco
dormidos en los cráneos
de los comensales atorados de palabras...
¿Yo...?: no sé si omnipresente
o sombra arrinconada en el hastío...
Una lluvia de polvo lograría barrer
esta atmósfera de simulaciones...
....................................................
(Todo esto muy bien observado
por el olfato azul de un tigre
en un desierto de mercurio oculto
entre el bosque de un florero).


FRIVOLO DESEO
 
Que se caiga el silencio preciso
fulminado por la algarabía;
necesito que en medio del día
cunda un pleno festín de improviso.
 
Risotadas, aplausos, clarines,
ovaciones, vital griterío,
que se expandan en pos de mis fines
como llamas soplando en el frío.
 
No quisiera que hoy reine el letargo
en mis amplios y vanos dominios;
quiero darle dulzor a lo amargo,
que el delirio me dé raciocinios.
 
Y estoy solo, pensando un absurdo,
y estoy libre, sintiéndome preso,
y en mi triste silencio me aturdo
y me aplasto llevando mi peso…


GOTA DE SANGRE

Dentro de un cofre oculto...
en una gota suspendida de mi fantasiosa sangre,
un pendular remolino de azulejos
aventa sonidos brillantes sobre un oasis derretido
en una fogata de escarchas.
Las enumeraciones escasean,
intimidadas por la completa
inmensidad del vacío.
Nieve de arenas inmóviles
resaltan los tonos clorofílicos
y el manantial de pureza estancada.
Del recuento resta un camello de mármol
envuelto en una manta de plumas y monedas.
Mira sin ver hacia el norte,
simulando obnubilarse por un racimo de pupilas
caído acompasadamente hacia el cielo,
desde un estuche colmado de perlas triangulares.
Haciéndole un nudo al aire
el sol desata su humedad
como chispas de rocío fugitivo.
Y en un giro inesperado,
cortando blandas serenidades,
el ciclón empieza a absorber el panorama...
En cada impulso centrífugo
la nubosa confusión acapara todo...
¡Creciente colapso!...
encadenamiento de hecatombes...
estallidos impiadosos... el cofre hecho trizas,
y mi  cápsula sanguínea salpicando lo absurdo...


HIPÓTESIS

Si se cae el sol,
si se quiebra el mar,
si pierde el sabor
la sedienta sal.

Si se alegra el gris,
si arde la humedad,
si el actuar sutil
es acción voraz.

Si se puede asir
la impalpable luz,
si se alcanza el fin
de la infinitud.

Si se logra ver
dentro del mirar...
Si un sangriento es juez
de la suave paz.

Si supiese yo
que al ser de papel
cualquier sinrazón
puede suceder...

Rompería ya
esto que escribí,
para no agravar
el mortal vivir.


HISTORIAS SECRETAS...

Piso de madera tiene su casita,
paredes de un verde que al césped imita.
Las puertas son blancas como las ventanas
por donde el sol puro cruza en las mañanas.

A dos aguas rojas el techo de tejas
permite que posen palomas parejas.
Afuera los pinos anhelan el cielo
mientras que refrescan con sombras el suelo.

Y adentro el aroma de viejas recetas
reflota recuerdos de historias secretas.
La anciana solloza mientras que cocina
al ver que su vida se corta por fina.

Solita, sin hijos, marido ni nietos,
con todos sus tiempos felices ya quietos,
presiente que vale mucho más su casa
que su ser gastado por lo que le pasa.

Cuando haya partido, seguirán erguidas
las verdes paredes, sufridas guaridas
que vieron qué causa su pena insepulta;
el piso de cedro... enigmas oculta…


IDEA AL VIENTO...

Le he dado una idea al viento
para que ya no dependa
más que del libre sustento,
en vez de mi propia rienda.

La he condenado al mutismo,
al divagar invisible,
a no mostrar su lirismo,
a ser sólo un imposible…

Ya no mora en mi memoria,
y el aire móvil no piensa;
le da igual llevar escoria
que alguna visión inmensa.

Le he dado una idea al viento
y sólo obtuve un vacío…
Tal vez un fraterno aliento
otra inicie dentro mío…


IMPERFECTO

Que un día recurra al olvido
en pos de limpiar la memoria
no implica que esté redimido,
tampoco que cambie mi historia.

Lo sé: los errores se pagan,
los logros quizá se acreditan,
por más que injusticias deshagan
las cuentas con sumas que quitan.

Yo trato de andar bien derecho,
incluso en caminos torcidos.
Los leves errores que he hecho
no fueron jamás merecidos...

La rueda del tiempo se atranca
con cada vivir que atropella;
pues como la parca nos ranca,
me extiendo apurando mi huella.

Humano es poder resbalarse.
Tan sólo hace Dios lo perfecto.
Lo bueno es después recobrarse:
pasar del traspié a lo recto.


INTRIGA

En la naturaleza hay mecanismos
que aún son resguardados en la intriga;
el tallo y las raíces de la espiga
vital del Universo y sus logismos.

¿Debo presuponer que no hay sustentos
que puedan acertar leyes supremas?,
¿o debo bien creer que existen gemas
de exactitud en tales pensamientos?

La ciencia entremezclada con los mitos
no basta para dar respuesta digna
de Dios, que no se apoya ni resigna
detrás de matemáticas y ritos.

Pero el talento humano algo se acerca
a  soluciones ciertas, lentamente.
Tal como a la visión la ayuda el lente,
a lo imposible la insistencia terca.


LA ESCALERA

Subiendo la escalera de esta torre,
voy emulando al tiempo que me lleva.
La sangre por mis venas me recorre
con superior presión que me renueva.

En espiral, peldaños de Carrara
envuelven mi atención, y me pregunto
si el milenario mármol no es la rara
prisión que sufriré, al ser difunto.

El mirador no aguarda mi presencia,
la vista celestial siempre me ignora,
al fin y al cabo soy trivial esencia,
como una niebla gris que se evapora...

Ya llego para echar mi errada historia.
Cayendo, tal vez raspe tu memoria...


LA LUNA

La luna garúa sus rayos
de espejos, platino y claror,
y todos hacemos ensayos
en pos de explicar tal fulgor.

De calma bautiza a la noche,
de intriga a mi vuelo interior,
de encanto al bohemio derroche,
de edén al terrestre candor.

Lejanas estrellas la observan,
igual que este fiel servidor.
Milenios muy bien se conservan
grabados en su alto visor.

Nidal de los sueños brillantes,
esfera de blanco color,
de rostros preciosos, cambiantes,
que inspiran la luz del amor.

Quien muere ante ti resucita
en tierras de alado dulzor,
Mi piel nocturnal necesita
tu lumbre sanando el dolor.

Perdón por sumar más estrofas
a tu colección, por favor...
Yo sé que cansada te mofas
de quien quiera ser tu cantor.


LA SANGRE Y LA FARSA

Hay un rastro de luz en su sombra
y un opaco rasguño en su brillo,
un trasfondo que emerge y le nombra
una historia punzada a cuchillo.

El presente prolijo no puede
prescribirle sus culpas pasadas.
En su esencia hay un mal que no cede;
duro sarro de acciones falladas.

Fue de acero su temple esa tarde,
cual su daga de filo imprudente,
y su cruz: el arranque de alarde
que rufián lo volvió de repente.

En la esfera liviana de un viento
escondió sus misterios pesados,
sin borrarlos de su pensamiento,
de sus pulsos de sangre manchados.

En un cofre a la vista de todos
exhibió sus preciadas virtudes.
Disfrazó de pureza sus lodos,
de remanso su par de ataúdes.

Su pesar es carbón encendido,
una extraña luciérnaga roja,
proyectando en su vida el latido
de la más lacerante congoja.

Por milenios van a apuñalarlo
sus dos víctimas cuando se muera.
Él mató, y tendrá que pagarlo,
aunque un santo parezca por fuera...


LENGUAJES

Población de palabras,
alimento de voces
y de ideas que sangran,
lloran, sudan o absorben.

En idiomas forjados
desde varias regiones,
que al crecer heredamos
de los seres mayores.

Entrevero de letras
que esclarecen mensajes
en cursiva, en imprenta,
en sonidos vocales.

Qué sería del mundo
sin lo hablado o lo escrito;
¿el vergel de lo inculto?,
¿perdición del Destino?

Son lenguajes más llanos
 los innatos sentidos,
con alcances menguados
sin letrado artificio.

El progreso se estiba
en navíos de frases
que cultivan la vida
al surcar tierra y mares.


LOS CHOQUES DE LA DERIVA

Otro amanecer arrimando el fin.
Da lo mismo si en mi casa o en la cárcel.
Despertar de sueños olvidados
volviendo a la realidad sensorial.
Oír,
        ver,
                 degustar,
                                  oler,  
                                           palpar...
presentir nuestro impropio alrededor
enmascarándonos la vida.
Ser conscientes de nuestras limitaciones;
admitir que ninguna libertad es absoluta.
La mañana avanza indiferente hacia la tarde.
Quien no entienda las implicancias de esta obviedad,
tal vez logre un transcurrir más imbécil y risueño.
Se puede volver a pasar por el mismo sitio,
pero nunca por el mismo tiempo.
Vuela la mente en múltiples velocidades y rumbos,
como si el repugnante cerebro no la tuviera encerrada.
Las cadencias pulmonares y cardíacas
insisten hasta la perversa muerte;
enigmático límite hacia el que vamos a la fuerza,
tirando una historia más entre las innumerables
que acrecientan la Historia Absoluta.
Es muy cansador acometer diariamente contra
la decadencia,
                          la suciedad,
                                                el desorden...
Trabajar en sacrificios para mantener
las pautas aceptables de "la estadía vital";
para no dejarse deglutir por el abandono.
Gran parte de nuestra existencia
consumida en los ordenamientos domésticos,
en el necesario aseo personal. ¡Siempre lo mismo!...
Ocuparnos de la materia hasta desmaterializarnos.
Lo más aceptable es estar bien limpios
para enfrentar el asco que nos acecha por todas partes.
La rutina es batallar desde que salimos de las sábanas,
pensando que también podríamos, como tantos,
levantarnos desde las hojas de árboles y diarios,
desde un revoltijo de trapos o desde la mugre del piso...
Las clases se emparejan en determinados puntos.
Cada jornada es para todos un mortífero reto,
sólo que los marginales resisten con la ilusión más podrida.
¿Qué solución puede amputarnos el hartazgo?
El ánimo envuelto en una disímil variedad de fuerzas,
no es más que un fugaz sostenedor de la subsistencia.
Continuar pujantes es el deber que nos mitiga el sinsentido.
Salir a la calle nos reconfirma las certezas sociales
hechas para disimular la desorientación humana.
Las civilizaciones sólo lograron los objetivos clasificatorios
que le convenían a su comodidad hipócrita...
Se han acomodado las estructuras, y nosotros,
civil contenido tan útil como descartable,
                                                                   año
                                                                           tras
                                                                                    año,
apenas intentamos esquivar los choques de la deriva.
Otro amanecer... ¡Despertemos!


MI FRÍO

Me muerde la boca del frío
(aliento hecho bruma de hielo).
Inquieta la costa del río.
De infierno se viste mi cielo.

¡Qué noche aplastante y altiva!,
más sola que mi derrotero,
el sol la expulsó a la deriva
tal como me echó la que quiero.

La helada no impide que sienta
la pena enrollada en el pecho,
la luna no me hace que mienta
diciendo que el Mal no es mi acecho.

Ya sé que el rescate está lejos,
la dicha hoy me ha desterrado;
la muerte quebró los espejos
que vieron mi grato pasado…

Maullidos de susto en el viento
apenas distraen mi drama.
En el desabrigo que siento
no puede flamear ni una llama.

Pensar que antes tuve un buen sueño
creyéndolo un justo destino,
le puse solícito empeño
y así, resignado, termino…


MUTACIONES

Cada encuentro deshecho en el paso
retorcido del ágil transcurso,
simboliza la luz de un ocaso,
el desgaste del cómplice curso.

Son las piedras que tiran los temples
las que hieren la sacra inmateria.
Te propongo que un día contemples
tus esquirlas de orgullo y miseria.

Con los ojos mirando hacia adentro,
lastimada verás tu energía.
La perfidia dispara hacia el centro
de las almas con gran puntería.

De improviso, quien bien te acompaña
se comporta como un enemigo:
ruge frases que cortan con saña
sin decirte qué intenta contigo...

Se bifurcan de a poco las sendas,
se diluye la noble confianza,
se nos cáen, pesadas, las vendas...
y se siente finar la esperanza...


OPTIMISMO

Los pisos y paredes, por lluvias bautizados,
relucen en barnices que el viento ha de robarse
inexorablemente... ya que deben secarse;
retomar por un tiempo sus comunes estados.

Ajeno al clima espeso, todo miro optimista,
me opongo al mal influjo de este cielo tan triste,
mi ánimo rebelde cantando se resiste
a caer en el foso de un sufrir pesimista.

Qué tarde lacrimosa... y yo con mi sonrisa.
A contramano sueño bajo rayos ficticios,                
multiplicando ofrendas de benignos auspicios,
desoyendo los grises, dando calma deprisa.

¿Por qué dar más angustias al aire que se ahoga
en su propio transcurso, acuoso y somnoliento?
Es mejor que imagine un soleado argumento
que aparte de este cuello la ejecutora soga.


OTRO CIELO

Desde el suelo de las noches
miro el techo de los días
y me humectan los derroches
de una lluvia de osadías.

Como un alto cataclismo
que acomode el torvo cielo,
quiero hacer ahora mismo
un excéntrico revuelo.

Derribando con miradas
la arrogante luna llena,
opacando las plateadas
estrellitas con mi pena.

Destiñendo los matices
del cambiante firmamento,
por las firmes directrices
que deseo darle al viento.

Lograré que el sol se escape
ante el fuego de mi brío,
que el invierno se derrape
en la escarcha de mi frío.

Basta ya de los ensalces
a las joyas estelares,
como anillos para calces
de poéticos versares.

Que otras vistas luzca el cielo,
solo tonos despejados,
que se alumbre con el vuelo
de los pájaros fugados.

Es el cambio la primera
ley estable de la vida.
Voy a hacer lo que yo quiera,
¡luna, date por perdida!


PODEROSO

Reúne en sí todos los dones;
mueve montañas y terrones,
–no se sorprendan si hace lo inimaginado–.
Detecta a todo aquel que miente,
abarca todo lo presente,
puede volar desde el futuro hacia el pasado.
Envuelve el mundo en sus pañuelos
para ocultarlo de los cielos,
hace proezas sin salir de su escritorio.
Vierte los ríos en un vaso,
cruza el océano en un paso,
crea lo cierto, lo imposible y lo ilusorio…
Conoce mil sitios ignotos,
secretos dados y remotos,
es un experto en resolver dificultades.
Construye lo que nadie hizo,
convierte en techo cada piso,
hace desiertos de las más grandes ciudades.
Tiñe de noche la mañana,
saca la nieve de la llama,
logra pintar con frases sus nuevos colores.
Es un artista creativo,
lo que hace siempre sigue vivo.
¡Sus actos no pueden tener fines mejores!


PUERTAS MADRILEÑAS

En la puerta de Alcalá
con ventana hacia la Luna,
pido que haga un gol acá;
en este arco la fortuna.

Que la suerte venga a mí
apartándome los males,
que florezca lo que di,
al son de tiempos triunfales.

Mala racha: ¡fuera ya!;
bien la raptan los avernos.
Escoltada, hoy se va
por dos hileras de cuernos.

Que se multiplique el Bien
para quienes lo queremos,
que en sus carriles estén
los diez mandatos supremos.

Saludable plenitud
y faltantes de carencias,
transitar con actitud,
repartir benevolencias.

Voy rumbo a Puerta del Sol,
 Luna: brilla y no fulmines...
argentino y español,
 ¡sé que son justos mis fines!


RECOMIENDO ESTA PAZ...

Limonado perfume que da
deliciosa espesura al lugar,
luz del día anidando feliz,
de aquí nunca quisiera partir...

El turquesa desde una pared,
es un mar que libera en su red.
Las ventanas entrando exterior,
son pinturas a todo color.

Se condensa la gran plenitud
en la paz que nos da lo común.
Una copa se humecta en el son
del poema que aventa mi voz...

Es mi mesa de roble un altar
donde el tiempo se viene a ofrendar
para que haga un remanso con él,
cual caricias del aire en la piel...

Los helechos colgantes están
demostrando la gloria vital.
En mi asiento arraigué como ombú,
muy sereno y vestido de azul.

Siento cómo me aleja del fin
este clima de espíritu afín.
Me amalgamo al total de este hoy;
sólo un poco de vida yo soy...


RECORDAR

Recordar las delicias de unas notas
salpicadas por las teclas hacia el alma.
Recordar el silencio del olvido
como una transparencia que da calma.
Recordar el dorado de una tarde
maquillando la vejez adoquinada.
Recordar frías y húmedas corrientes
emanando de una casa abandonada.
Recordar el retumbe de mis pasos
en el fondo de una calle anochecida.
Recordar la mirada bondadosa
de los perros, como símbolo de vida.
Recordar el dulzor de las sandías
muy heladas que le dan gloria al verano.
Recordar la alegría que nos causa
obrar bien cuando tendemos una mano.
Recordar el aroma de unos libros
dándole más expresión a sus palabras.
Recordar vastas tierras germinadas
por esfuerzos florecidos de quien labra.
Recordar una islita en su abandono
contenida por el mar que amplió su llanto.
Recordar un paraíso montañoso
donde he visto apacentar muchos encantos.
Recordar ese rojo inmensurable
de mis párpados cerrados bajo el febo.
Recordar los matices de los viajes;
las vivencias que a mi mundo yo le debo.
Recordar el frescor que aroma el mármol
transmitiéndole a mi diestra sus milenios.
Recordar los destellos de las Artes;
las proezas inmortales de los genios...
De memoria es la luz que nos derrama
en la esfera del atrás acontecido.
El recuerdo revierte las cenizas;
recordando se evapora el tinto olvido.


RIMANDO EL PRESENTE

Estoy viendo mi diestra en esta hoja
caligrafiando versos que relatan
la síntesis honesta de mi ahora,
con asonante rima que retrasa.

El brillo del bolígrafo cromado
un poco me distrae de la empresa.
Mi casa, servicial, me da reparo.
Una segunda estrofa se completa.

La noche con su viento crea el ruido
de una ventana próxima y abierta.
Describo lo que siento con genuino
deseo de que nunca se me pierda.

Porque este no es nomás un simple rato;
encierra el poderío de una humana
mirada que no entiende el frágil acto
de ver lo que en su entorno acampa o pasa.

Se vierten los minutos en el sueño
difuso de un pasado siempre inmóvil.
Recito estas palabras como un rezo
que asciende por el aire fresco y dócil.

Me riego en los caminos de esta tinta,
me quito un leve enlace de expresiones,
me cuelgo del vivir equilibrista,
me arrimo a este final sin dar adioces...


SANACIÓN

Esa hora de la tarde,
cuando la noche se acerca
con sus tonos ya apagados
y un misterio muy tristón,
me recuerda tu semblante
al oír esa noticia
que ha rasgado con desidia
tu sensible corazón.

Huyen las postreras aves
a refugios de altas ramas,
los celestes poco a poco
oscurecen su función,
y una brisa barre el alma
de otro día que se acaba,
como se termina todo
con fatal resignación...

Los silencios se hacen hondos
y el murmullo se acentúa;
este parque de mi casa
me convida protección.
Ven mañana a ver conmigo
otro anochecer como éste,
quizás logre darte un poco
de bendita sanación...


SENTIDOS

¿El olfato es embudo de los rastros que al aire
vierte cada sustancia con ligero donaire?,
¿o es la suma que a nuestras sensaciones evoca:
de nariz, piel, oído... de visión y de boca?

¿Es el gusto la esencia que a las lenguas domina,
la razón hedonista que hay en cada cocina?
Los sabores nos tienden sus variados encantos;
mas también pueden darnos repugnantes espantos.

¿El sonido es del aire, o del íntimo oído?...
¿del causal que lo emite, o de algún sinsentido?
No lo veo y me llega perfilándose en tonos
de fluctuantes potencias, armonías y entonos.

¿En el tacto se infiltran las materias abstractas,
las corrientes que al cuerpo dan presencias exactas?
Nuestra piel se estremece por disímiles roces
de texturas y climas, de dolores y goces.

¿Es la vista el espejo de lo que la rodea,
proyectando hacia adentro cada forma hecha idea?
Si cerramos los ojos también vemos muy claro.
Un aleph es la mente... nuestro mundo y amparo.


SOL TRASNOCHADO

De vez en cuando el sol
prefiere trasnochar
por sueños que al fin son
añicos de cristal.
Así su realidad
se torna superior,
logrando desafiar
la luz de la razón.
Flotando en negro mar
de oleaje de aire es
un dinamo estelar,
y un gran dorado pez.
La huraña inmensidad
le infunde cerrazón,
sintiendo un tiritar
que enciende su interior.
De vez en cuando el sol
prefiere trasnochar...
salir de su rutina,
sombrear su soledad;
también la fantasía
tiene veracidad.


SONETO DELATOR

La noche duerme dentro de sus ojos,
el frío se acurruca entre sus manos,
la furia pinta más sus labios rojos,
los sueños en su mente se hacen vanos.

El viento se origina en sus antojos,
la lluvia bebe polvo en sus desganos,
la calma se derrumba en sus enojos,
los aires que la inspiran son insanos.

El día busca sombra en sus cabellos,
un trueno va a su pecho y se ejercita,
las luces son negrura en sus destellos.

La dicha, si la ve, vuela y tirita,
su historia va avanzando en atropellos,
mi vida tras su cruce está marchita...


SOY...

Soy un poco de sol
entibiando un cristal,
la liviana presión
que da el giro de un vals.

Soy un claro color
y un sombrío mirar,
un desierto, un rincón,
un impulso que va.

Soy el sueño que hoy
tal vez logre empezar,
enredado en el son
de mi amada ciudad.

Soy acierto y error,
lo agridulce y la sal,
verdadera ilusión,
pena y gran bienestar.

Soy sendero que no
va buscando un final,
una luz de intuición
que titila al pensar.

Soy la hoja y la flor,
una pluma y la paz,
una ignota canción
que descubro al silbar.

Soy memoria y visión
hacia el buen más allá,
precavido doctor
y un fiel sentimental.

Soy combate y dolor
frente al pérfido mal,
la quietud y la acción
que hago en mi libertad.

Soy mi propio peón,
partidario o neutral,
sana fuerza interior,
un terrestre lunar.

Soy humano inferior
al sublime animal,
alma y cuerpo que Dios
puso un día a rodar.

Soy delirio y razón,
lo ideado y casual,
el silencio y la voz.
Una vida fugaz...


SUEÑOS

Es un túnel el tiempo en que duermo,
donde pasan los sueños creados
por designios de ignotos estados,
en un lapsus mental nada yermo.

Disociado del lúcido entorno
que hace cierta mi diaria vigilia,
quedo preso de un trance que exilia
hasta tanto no asista el retorno.

Espirales de ilógicos actos
se apoderan de mí sin mi anuencia,
me transportan a nueva existencia
con detalles ficticios y exactos.

Cada escena de onírica causa
me desdobla, me absorbe, me induce
a una busca que sólo conduce
hacia el centro de hipnótica pausa...

Como un corto filmado en la mente
todo sueño va hilando su trama,
el delirio su niebla derrama
sobre un hondo sopor envolvente.

Y el reposo se quiebra en cansancio;
las neuronas destilan fatiga,
la tensión por la sangre se irriga...
Si despierto, tal peso sustancio.

Con misterios se nutre el letargo;
ese viaje que interna y aleja.
Una idea da vueltas, añeja:
"muerto vives el sueño más largo..."


UNA PLUMA

La pluma de un ave tirada en el suelo
como una derrota de Madre Natura,
me aventa estos versos donde el desconsuelo   
pretende dejarme tremenda amargura.

¿Por qué se ha quedado tan tersa paloma
sin un remo plúmbeo para su planeo?
Que nadie me diga con tono de broma
que me ha desplumado la mente un mareo.

Ya sé que el recambio de plumas es útil,
lo que no me agrada, es la decadencia;
que se gaste todo, pareciendo fútil,
como si fallara toda la existencia.

¿Por qué lo enfermizo?, ¿por qué no lo intacto?,
se caen las plumas, las hojas, los dientes...
¿qué busca esta vida?: ¿declive?, ¿impacto?
Las imperfecciones vencen, inclementes.


VENECIA

Más de cien islas unidas por pilotes de madera
dan sostén a sus palacios, hechos de arte persistente.
¡Oh Venezia, a ti te canto!, maravilla de la esfera,
que ha quedado condensada por mis ojos, tras mi frente.

Laberinto misterioso donde se nos pierde el alma
esparcida en campaniles, plazas, puentes y canales,
milenarias callejuelas, curso a pie que bien se empalma
con las góndolas surcando por los rumbos sin iguales.

Venecianas sensaciones de los tiempos reiterados,
de teatros y museos, de columnas y leones,
de palomas y de libros, de cafés muy afamados,
de los domos y las tejas, de humedad e inundaciones.

Aire henchido de Vivaldi, Canaletto, Marco Polo...
va pasando por los filtros del gran Sol y la gran Luna.
Sus iglesias eregidas para Dios -que es Todo solo-,
la protegen del derrumbe (milagrosa es cual ninguna...).

En sus días más celestes me hice actor de su escenario,
junto a tantos visitantes con su andar suelto y risueño.
En sus noches veraniegas me he internado, solitario,
por sus sendas proyectadas en la gracia de un ensueño.

Sus espejos precursores, sus cristales coloridos,
hacen juego con los brillos de su mes carnavalesco.
Entre máscaras desfilan personajes con vestidos
diseñados bajo el signo de lo fino y lo grotesco.

Desde el puente del Rialto, saboreando dulces frutas,
vi entre sombras al fantasma del trillado Casanova...
Y en el puente de Suspiros presentí postreras rutas
de hombres más petrificados que esculturas de Canova.

El Adriático renueva su caudal de fluctuaciones.
Unas músicas constantes, son oasis que provocan
los impulsos de las olas percutiendo embarcaciones
amarradas en orillas donde encantos desembocan.

En Venecia ancló sus piedras una arquitectura rica
(quien diría que antes fuese la laguna de los fangos).
Del final de cada viaje mi memoria glorifica
las orquestas de San Marcos despidiéndome con tangos.

Hoy nostálgico me evoco bajo un arco del Docal,
contemplando los matices del gran fin de un terso día,
o en mi góndola de versos, muy cercano al Gran Canal,
cautivado en ese entorno... de verdad y fantasía.


VITALES ELEMENTOS

En una llamarada se deshacen
los pétalos resecos del pasado,
y en agua pareciera que flotasen
las ramas del presente renovado.

Muy dentro del latir, constantes nacen
segundos de un pasar predestinado;
relojes nunca habrá que los atrasen,
puntuales acompasan su reinado.

El árbol de la vida necesita
nutrirse de energía y de sosiego.
En polvo y brisa bien se delimita
su cuerpo que en el tiempo busca riego.

La cíclica natura resucita
los ritmos agotados como un juego.
La historia no precisa ser escrita:
su voz es de agua y tierra, de aire y fuego...


Confidente

La noche de oro azul y de brillantes
corona a los nocturnos por igual;
humildes, poderosos, mendicantes,
obtienen ese espléndido caudal.

Misterios penden sobre nuestro mundo,
incógnitas oscilan nuestro ser,
en sombras estrelladas me confundo
lo cierto con lo que supongo ver...

Perfume musical destila el cielo
y a todos nos infunde su atracción.
Resulta pasajero el desconsuelo
que advierta tan magnífica función.

Un mar inverso astral de aire y vacío,
de eléctricos fulgores que después
de miles de años luz llegan sin frío
a vistas de poético interés.

Descuelgo sigliloso alguna copla
de nuestra solitaria cruz del sur,
la musa de la luna se me acopla
cual cartas a las manos de un tahúr.

En clara madrugada de verano
quinientos meses hace que nací.
El cosmos que se muestra tan lejano
fue siempre un confidente para mí...


Ariel Carrizo Pacheco

 
  34683 visitantes (59501 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=